Con un predio enclavado en la Localidad de Mendiolaza, privilegiado paraje con vista a las Sierras, más de 7 hectáreas brindan a nuestros socios diversas actividades deportivas y recreativas.

Con canchas de fútbol, Tenis, Beach Voley, Piscinas, Bochas, Vestuarios, Salón bufet, Quinchos y Juegos para niños, nuestro Club alberga cada semana, centenares de socios que disfurtan las instalaciones, en un marco de camaradería nutrido de actividades deportivas.

El desafío de crecer y brindar la mejor prestación para nuestros socios, nos lleva al trabajo constante de superar cada año la oferta y la calidad de nuestro Club.

 
 
Reseña Histórica
 
Lo primero que hicimos fue formar una comisión de deporte en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas. Como el Consejo no podía afrontar los gastos de la comisión, entonces nos independizamos y a través de un acta fundamos el Club del Graduado. Entre los integrantes de esa comisión se encontraban Graciani, Mauricio Maer, el Contador Bertaina... Éramos un grupo de seis", recuerda Serrano, destacado por algunos como uno de los principales socios fundadores del Club.

La idea de fundar un club nace con el sentido de que el Contador Público o el graduado en ciencias económicas tienen una vida muy sedentaria, entonces necesita realizar actividades deportivas. "La repercusión que tuvo fue tal que cuando lo fundamos, la gente de San Francisco se enteró y vino un día a la reunión de comisión directiva, y luego fundaron ellos un club más grande que el nuestro. Mire usted: el ejemplo sirvió para que otros colegas tuvieran su propio club".

Había una lista de socios que fue agregándose poco a poco. Debo destacar la colaboración del Consejo Profesional de Ciencias Económicas que, aunque no se hizo cargo al principio, luego se encargaría de cobrar las cuotas de los socios.

El terreno era puro campo, se hizo movimiento de tierra con las topadoras para repararlo.
El que asesoró muchísimo en esto fue el arquitecto Mario Souberán, que es un verdadero personaje. Se empezó entonces con la cancha de fútbol, después con el depósito para vestuarios, se instaló una cisterna para proveer de agua al club y se hicieron las cañerías...

No había nada: nosotros lo fuimos civilizando, urbanizando. Son ocho manzanas que escrituramos, y recuerdo que esa vez hicimos una fiesta para celebrar el acontecimiento. Lo concreto es que el club fue evolucionando: del quincho de paja pasamos a uno más sólido como el de ahora. La medida más inmediata fue alambrar el campo y por último se hizo la pileta que le dio un gran impulso a la Institución.

Al principio no tenía una mayoría grande de socios: los socios se fueron haciendo de a poco a medida que se enteraban.
 
 
 
SItio Oficial: Club del Graduado en Ciencias Económicas de Córdoba
e-mail: club@cgcecba.com.ar 
Teléfono: 156 - 506163
Envía tus comentarios